EXPORTACIONES TEXTILES Y CONFECCIÓN CRECEN EN US$71 MILLONES

De enero a julio de este año el sector ha exportado US$1.339 millones.

Las exportaciones del sector textiles y confección experimentaron un crecimiento del 5.6 % en estos primeros seis meses del 2018.

Dicho crecimiento equivale a $70 millones adicionales a lo exportado en el mismo período del 2017, llegando a una suma de $1,339 millones, según los datos de la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador (Camtex).

Además esta industria sigue siendo la que más exporta en El Salvador, colocando en este primer semestre el 44 % de las exportaciones totales del país.

Dentro de las cifras de crecimiento, las exportaciones en materia prima han sumado $202.2 millones, lo que equivale a un crecimiento de $10.8 millones.

Y en cuanto a las exportaciones de prendas confeccionadas, se ha tenido un aumento de $51.2 millones con respecto al mismo periodo de 2017.

Patricia Figueroa, directora ejecutiva de Camtex manifestó que este crecimiento es satisfactorio y que prevén que al cierre de este año el crecimiento será “probablemente de 4 %”.

Mayores oportunidades

El análisis que hacen los textileros y manufactureros en este primer semestre y la proyección de cierre de este año son positivos, sin embargo aseguran que El Salvador podría establecer muchas más negociaciones comerciales.

“Quiero destacar que El Salvador tiene más oportunidad. Nosotros no tenemos más que un 3 % del mercado de los Estados Unidos, es decir que hay una enorme oportunidad de obtener más contratos, pero mucho depende de la capacidad de nuestro país”, señaló Figueroa.

La visión de un país con mayor exportaciones, de un sector productivo, en este caso el textil y confección con mayor dinamismo comercial tiene a la base un trabajo intenso y conjunto de atracción de inversiones entre la empresa privada y el gobierno, según mencionó la ejecutiva.

“La capacidad que como país tengamos de atraer nuevas inversiones -vale destacar que no han venido nuevas inversiones en los últimos años-, hará una diferencia sustancial en que esta cadena se diversifique y mejore. El reto es cómo le daremos un salto nuevo de calidad; cómo uniremos esfuerzos entre gobierno y sector privado, para tener un mejor aprovechamiento de una industria que ya está establecida en el exterior”, enfatizó la directora ejecutiva de Camtex.

En este sentido, dijo que lo que debe ser un trabajo de país, y tomando en cuenta que El Salvador está en un período pre electoral, presentarán sus propuestas de desarrollo a los candidatos presidenciales, y luego a quien tome la batuta en el nuevo gobierno, ya que “atraer inversión no se logra en unos meses”, mencionó.

Figueroa agregó que la gran oportunidad que quieren explotar es hacia Estados Unidos, y que para ello el sector debe seguir innovando e inyectando mayor inversión en tecnología, maquinaria y capital humano para desarrollar mayor competititivad.

¿Qué pasa con Taiwán?

Mauricio Rodríguez, asesor técnico Comercial de Camtex, recalcó que es importante que se mantenga el TLC con Taiwán, ya que sí realizan exportaciones bajo esa herramienta comercial.

“Hacia Taiwán se exportó en 2016 casi $400 mil, de esto los productos exportados fueron pantalones, elásticos, ropa interior, en especial calzoncillos y camiseta de fibra sintética”, dijo Rodríguez.

Según los representantes de la Cámara Textil, para el sector es beneficioso que siga el TLC con Taiwán, pues es un mercado que ya existe y puede explotarse con mayor fuerza.

China puede ser un riesgo

La directora ejecutiva de Camtex agregó que el acuerdo que el Gobierno de El Salvador ha establecido con China les genera cierta incertidumbre, ya que no saben como se irán desarrollando las relaciones comerciales que establezcan ambos países.

Sin embargo, desde el sector textil y confección sí visualizan un riesgo en relación al sector textil porque hay materia prima que ingresa al país bajo la modalidad de la lista de escaso abasto.

Esto significa que cuando un producto o una tela no se fabrica en la región o en Estados Unidos, hay un proceso por medio del cual el comprador puede entonces comprarle a China, entonces se terminaría confeccionando la prenda con tela de ese país. “Ahí creemos que puede haber un riesgo, pero no sabemos cómo actuará EE.UU. si esto se profundiza. Pero también vemos el interés de Estados Unidos de fortalecer las relaciones comerciales con la región”, concluyó Figueroa.

 

Por: Revista Summa 

 

EnglishSpanish